Volver a BLOG

HUMEDADES: MÁS ALLÁ DEL PROBLEMA ESTÉTICO

No hay peor enemigo para un inmueble que las humedades. La humedad, bien sea por filtraciones, una incorrecta impermeabilización o por ascensión capilar, pueden acabar por resquebrajar las paredes, apagar los colores de las habitaciones y formar manchas oscuras. Sin embargo, el verdadero problema de las humedades no es que causen un mal efecto estético.

Su consecuencia más grave es la formación de hongos y microorganismos perjudiciales para la salud. Por ello, es fundamental estar atentos y actuar sobre ellas en cuanto detectamos los primeros síntomas.

• HUMEDAD POR CONDENSACIÓN

Se produce cuando el vapor de agua existente en el interior de un local entra el contacto con superficies frías (cristales, metales, paredes…) formando pequeñas gotas de agua. Este fenómeno se suele dar en invierno y favorece la creación de microorganismos que son perjudiciales para la salud y alteran la estética del local.

• HUMEDAD POR FILTRACIÓN

Es aquélla causada por la penetración directa del agua en el interior de los edificios, por una fuga o por una incorrecta impermeabilización.

• HUMEDAD POR REMONTE CAPILAR

Son las que aparecen en las zonas bajas de los muros, que absorben el agua del terreno a través de la cimentación. El agua ascendente se dirige hacia el exterior buscando la evaporación y arrastra consigo sales provenientes del subsuelo que, como consecuencia, se van depositando en la parte externa del muro. Las sales, al estar en contacto con la humedad se hidratan, aumentando de volumen y provocando la rotura interna del muro y sus revestimientos, hasta llegar a destruirlos por completo.

OTROS TIPOS DE HUMEDAD MENOS USUALES

También existen tipos de humedad, no comunes, tales como:
HUMEDAD DE OBRA:

Se denomina humedad de obra a aquella causada por el agua utilizada
durante el proceso de edificación.
Dependiendo de las condiciones climáticas en el lugar de implantación de la obra,
el agua podría tardar semanas en secar. Si el secado no es suficiente o esta impedida
la evaporación normal, el agua residual es retenida en los materiales y luego aparece en forma de diferentes patologías tales como eflorescencias
o desconchados. Obviamente, este fenómeno solo esta presente en edificios de reciente construcción pero puede confundirse fácilmente con humedad
condensación o capilaridad.

¿Cómo solucionarlo?
Para descartar estas humedades, es necesario garantizar un cerramiento con un ambiente seco durante un periodo no inferior a un mes. Solo así se puede atribuir a la obra.
HUMEDAD METEÓRICA:

Es un tipo de filtración especifica causada por el agua de lluvia, ña cual penetra en el interior a través de las fachadas o cubiertas del edificio. Obviamente
se debe a una deficiente impermeabilización exterior.
Las manchas descendentes suelen ser el típico síntoma de los defectos en la impermeabilización de las cubiertas.

¿Cómo solucionarlo?
Como su causa principal es la mala impermeabilización se deberá contratar un profesional, para reparar e impermeabilizar de forma correcta.

UN PROBLEMA… ¡UNA SOLUCIÓN!
En la constructora 1000 Oficios somos especialistas en el sistema de tratamiento de humedades por remonte capilar en muros y lo hemos empleado con éxito en las últimas obras con esta patología. La capilaridad es un problema difícil de prevenir pero que tiene tratamiento. Es frecuente encontrar zócalos interiores y exteriores afectados por manchas de humedad y eflorescencias de sales, donde los revestimientos y el soporte se hallan completamente degradados.

Compartir esta publicación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Volver a BLOG
Abrir chat
1
¿Cual es su consulta?
Hola ¿Podemos ayudarte?